ILUMINACIÓN LED

La iluminación de una estancia es un asunto de gran importancia. La luz es el complemento perfecto para la decoración. Saber jugar con sus efectos y colores puede ayudarnos a dar ese toque elegante, simpático o íntimo que busquemos según el lugar.

Además del tipo elegido, debemos tener en cuenta que cada estancia o habitación requiere de un tipo de iluminación adecuada al tipo de vida que se va a realizar en ella.

Las lámparas pueden clasificarse en tres grupos diferentes dependiendo del tono de luz que estas proyecten:

  • Cálida: Esta luz se caracteriza por su tono rojizo o anaranjado.

  • Neutra: Su tono es más claro que el anterior, y es apropiada para producir sensación de limpieza y frescura
  • Fría: Recibe también el nombre de luz de día y tiene un alto porcentaje de tonos azules.

Prestando atención a la temperatura del color, cada habitación de nuestro hogar deberá tener un tipo de iluminación. Algunos ejemplos recomendados son los siguientes:

  • Dormitorio: Se recomienda una luz cálida y tenue para crear un ambiente de relajación.

  • Salón: Sirve tanto luz fría como cálida. La elección de una u otra dependerá exclusivamente de nuestras preferencias.

  • Cocina: Se recomiendan luces lo más blancas posibles para dar sensación de espacio.